Sobre ambos hombros y no más de 15 minutos: cómo usar las mochilas para no dañar la espalda

La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura (Getty)
La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura (Getty)

El peso de las mochilas que los más chicos llevan a diario a clases se incrementa con el correr del año. A la lista de útiles escolares con que inician el ciclo lectivo se suman cada vez más libros, fotocopias y carpetas que se engrosan como resultado del trabajo realizado.

Lo cierto es que el exceso de peso en las mochilas es un problema grave, ya que los huesos en esa edad se encuentran en proceso de crecimiento. “La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura. Hoy en día los chicos llevan bastante peso y lo recomendable es reducir el tiempo en que llevan ese peso en los hombros”. El doctor Andrés Ferrero es jefe del Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas y destacó que “en caso de llevar la mochila al hombro, lo que se recomienda es que el peso no supere el 10 a 15% del peso corporal, de acuerdo a la edad, constitución y estado físico de cada uno”.

Para él, “lo ideal es regular la carga haciendo foco en llevar lo indispensable y nada más”. “Otra opción es cambiar las mochilas con tiras por las mochilas con ruedas, que reducen las consecuencias a largo plazo”, consideró.

Hoy en día los chicos llevan bastante peso y lo recomendable es reducir el tiempo en que lo llevan sobre los hombros

“El uso de mochilas en los niños está desaconsejado porque en líneas generales tiende a sobrepasar el peso normal que deberían transportar. De acuerdo al peso corporal, la mochila no debería pesar más del 10% para que una estructura en desarrollo la pueda soportar sin dañarse”. El quiropráctico Marcelo Barroso Griffiths (matrícula 9784) señaló a Infobae que “se trata de estructuras que están en una etapa de maduración, de desarrollo, sometidas a presiones y a pesos excesivos que sin duda alguna van a traer aparejadas consecuencias, no sólo en la marcha sino en la postura en general, lo que se verá reflejado en un detrimento en la calidad de vida y en la salud de la persona”.

Para él, “un modo correcto de usar la mochila es calzada sobre los dos hombros”, aunque admitió que “en líneas generales se tiende a lateralizar y cargar el peso en un solo lado y eso probablemente deforma la columna”.

El uso de lockers en las escuelas sería ideal para que los niños puedan dejar los libros o útiles más pesados (Getty)
El uso de lockers en las escuelas sería ideal para que los niños puedan dejar los libros o útiles más pesados (Getty)

En ese sentido, una alternativa que sugirió el especialista es el uso de lockers en las escuelas. “Sería la herramienta ideal para que los niños puedan dejar los libros o útiles más pesados y llevar a casa únicamente el cuaderno de tareas por ejemplo -analizó-. Otra opción sería perfilar los libros y que lleven las unidades que van a trabajar”.

En la misma línea se manifestó Ferrero, para quien “los colegios e instituciones pueden colaborar, teniendo en cuenta el tipo de material que el alumno emplea durante el año y dispongan de armarios o estantes de distintas alturas para guardar libros, carpetas, etc”.

Barroso Griffiths consideró que “tampoco el carrito es la solución porque lo que se hace es lateralizar el problema y un peso que debe cargarse en la parte posterior del cuerpo se lleva lateral con el carrito”. “El punto es que el peso es excesivo y en el caso del carrito se suma la lateralidad que se ejerce porque obviamente se lo lleva de un lado más que del otro”, sostuvo.

Para él, la clave está en que se trata de elementos “que no son propios para que los chicos en edad escolar usen por años”.

Las consecuencias

Uno de los problemas de salud más comunes en la espalda de los jóvenes es la escoliosis (Getty)
Uno de los problemas de salud más comunes en la espalda de los jóvenes es la escoliosis (Getty)

“Las mochilas muy pesadas no generan deformidad a corto plazo, pero traen alteraciones musculares que pueden causar dolor. Lo principal es prevenir”, puntualizó Ferrero, quien agregó: “Los chicos y adolescentes se encuentran en etapas de desarrollo y es habitual que puedan sufrir dolores propios del crecimiento, que si perduran en el tiempo, se tiene que hacer la consulta con el médico para descartar alguna patología”.

Uno de los problemas de salud más comunes en la espalda de los jóvenes es la escoliosis, que es la alteración en la forma de la columna. “El crecimiento alterado de la columna puede traer severas consecuencias a futuro. Lo típico de estas escoliosis es que no tengan dolor, por lo que se detecta prestando atención a la postura y la forma de desarrollo de los adolescentes. Si los padres o maestros detectan que un chico tiene, por ejemplo, un hombro más alto que el otro o permanece con posturas alteradas es tiempo de consultar al traumatólogo”, recomendó Ferrero.

“Cada día vemos chicos con alteraciones posturales importantes a edades cada vez más tempranas, y si a todo eso le sumamos el mal uso de las tecnologías todo colabora para generar hábitos posturales que no son los adecuados”, observó el quiropráctico, para quien “si no se hacen cambios de fondo en el uso de estos elementos indefectiblemente terminan dañando la espalda”.

El crecimiento alterado de la columna puede traer severas consecuencias a futuro

“La columna vertebral es el eje de donde surgen todos los ribetes nerviosos que tienen que ver con el funcionamiento orgánico general: músculos, ligamentos, órganos y sistemas dependen de un correcto feedback neurológico. Si una columna está sometida a carga y presión excesivas durante mucho tiempo estos nervios se verán comprimidos, los músculos se verán restringidos en su funcionamiento por el trabajo desmesurado y eso termina afectando la postura”, examinó Barroso Griffiths.

Sin embargo, para él, “no es únicamente la postura el problema central”. “El hecho de afectar la forma implica en el interior del organismo un cambio en la disposición de los órganos: la escoliosis, por ejemplo, genera todo un fenómeno compresivo de los órganos dependiendo hacia donde esté curvada la columna vertebral”, describió, y ejemplificó: “Si está desviada a nivel dorsal, de los pulmones, puede afectar la mecánica ventilatoria, la entrada y salida de aire y eso puede derivar en niños que están cansados sin haber hecho esfuerzo físico y tiene que ver con que el organismo no responde de manera correcta por un fenómeno compresivo”.

El Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas está trabajando con los colegios universitarios, el Carlos Pellegrini y el Nacional Buenos Aires, para brindar controles gratuitos como parte de los chequeos anuales obligatorios que dan el apto físico. “A partir de esta iniciativa, instalamos la idea de prevención y diagnóstico temprano. El puntapié inicial son estas escuelas pero nos planteamos extender la misma modalidad de control obligatorio a otras escuelas de la Ciudad para luego llegar a nivel nacional”, destacó Ferrero.

Recomendaciones para no olvidar

Cada día se ven chicos con alteraciones posturales importantes a edades cada vez más tempranas (Getty)
Cada día se ven chicos con alteraciones posturales importantes a edades cada vez más tempranas (Getty)

1- El tiempo óptimo para llevar la mochila es de 15 minutos.

2- Usar ambas correas, para evitar sobrecargar uno de los hombros. Esto reparte equitativamente el peso.

3- La mochila ideal es aquella que descansa y se adapta a la curva de las vértebras dorsales y termina por encima de la zona lumbar unos 5 cm, evitando cargar dicha zona.

4- Al levantar la mochila, como cualquier otro peso, debe hacerlo flexionando ambas rodillas.

5- Es importante llevar en la mochila sólo lo necesario para cada día.

SEGUÍ LEYENDO

Un estudio sugiere que la escoliosis puede tener “una base genética”

Fuente de información: https://www.infobae.com/salud/2019/05/13/sobre-ambos-hombros-y-no-mas-de-15-minutos-como-usar-las-mochilas-para-no-danar-la-espalda/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *