El enigma de “Ortigoza”, “Flores” y “Nebrisky”, los sicarios brasileños que cayeron en Misiones con silenciadores y uniformes falsos de la Federal

Blindado: el Escuadrón Alacrán de Gendarmería cubre con sus escudos a los misteriosos detenidos en Posadas.
Blindado: el Escuadrón Alacrán de Gendarmería cubre con sus escudos a los misteriosos detenidos en Posadas.

Durante los últimos años, el honor del casco en el traslado de un detenido se reservó para los acusados de la corrupción kirchnerista, una medida de seguridad para evitar una bala a traición. Ayer en Posadas, Misiones, el casco de los presos problemáticos terminó en la cabeza del posible futuro del narcotráfico en la Argentina.

Cuatro brasileños habían sido detenidos por Gendarmería a mediados de septiembre en plena noche en un paso en San José, provincia de Misiones, a bordo de una camioneta Honda HRV con patente argentina. No hablaban mucho. Solo uno de ellos tenía documentos. Uno dijo tener 35 años, otro 27, otro dijo haber nacido en Uruguayana, estado civil divorciado. El más joven reconoció tener 21 años. Tenían un poco de marihuana para fumar, lo que les garantizó una causa por violación a la ley de drogas en un juzgado federal. También tenían cosas más graves que material para algunos porros. El número de motor en la camioneta había sido limado. Había en la camioneta uniformes de la Policía Federal, chombas y rompevientos a simple vista falsos, con bordados crudos y etiquetas de marcas de ropa paraguayas que no son proveedoras para los uniformes de la PFA. Las chombas hasta tenían abrojos con nombres: “Ortigoza”, “Flores” y “Nebrisky”.

Tenían también siete pistolas, entre ellas cuatro de calibre .380 de fabricación turca, marca Akkar Silah Sanayi, además de una Smith & Wesson americana, calibre .40. Para las calibre .380 tenían dos silenciadores de la misma medida, además de 19 precintos negros para maniatar, un pack sicario completo.

Así, “Ortigoza”, “Flores” y “Nebrisky” se convertían en un problema. ¿A qué venían? ¿Quiénes eran? ¿Qué hacer con ellos? La noticia, adelantada por medios locales como El Territorio, comenzó a esparcirse por los mensajes de WhatsApp de jefes penitenciarios y funcionarios de seguridad. “Narco”, fue la palabra más inmediata.

La Argentina modeló su política de persecución de capos y dealers basada en un modelo de traficante mucho menos insidioso que el brasileño, menos proclive a tirar a matar, más tranquilo. El peruano “Marcos” Estrada González, jefe de la Villa 1-11-14, hoy enjuiciado en Comodoro Py, siempre fue retratado como el fenómeno final de la venta de drogas en la Ciudad de Buenos Aires. Un avezado fiscal federal le dice a Infobae: “Si llegan a venir los brasileños, a un tipo como ‘Marcos’ se lo morfan”.

Los uniformes falsos de la Federal que llevaban y las armas con sus cargadores.
Los uniformes falsos de la Federal que llevaban y las armas con sus cargadores.

El miércoles 8 de octubre, tras pasar varios días en una comisaría de la Policía provincial, “Ortigoza”, “Flores” y “Nebrisky” recibieron un casco en sus cabezas y chalecos antibalas. Fueron trasladados en un vehículo blindado por el Escuadrón Alacrán, una unidad especial de operaciones de la GNA, que los cubrían con sus escudos. Viajaron primero en un móvil blindado, luego subieron a dos helicópteros, también de Gendarmería, con rumbo a Buenos Aires. Así, los brasileños llegaron al penal de Ezeiza.

Todavía, a nivel judicial, no está comprobado a ciencia cierta qué vinieron a hacer estos hombres al país. Pero un alto funcionario arriesga con altas chances: “Para mí vinieron a asegurar las rutas”, dice el funcionario, una suerte de avanzada.” También se repite una sigla. El cálculo geopolítico se hace con algo de incertidumbre en los despachos de la seguridad nacional argentina hace un tiempo: quizás sea solo cuestión de sentarse a esperar a la ola caliente de la muerte. En Latinoamérica, después de las FARC en Colombia, después de la Mara Salvatrucha, viene el PCC. Y al contrario de las maras o la FARC, el PCC está incómodamente cerca.

Uno de los helicópteros que transportó desde Posadas a los detenidos.
Uno de los helicópteros que transportó desde Posadas a los detenidos.

Durante los últimos 25 años, el PCC, el Primeiro Comando da Capital, creado en las cárceles de Sao Paulo en venganza por la brutal masacre de Carandirú de 1993, pasó de ser una simple banda de sicarios y narcotraficantes a convertirse en la fuerza asesina más brutal debajo del Ecuador, con el no menos temible Comando Vermelho con el que se disputa territorios en enfrentamientos armados. Su zona fuerte en Paraguay es Pedro Juan Caballero, el epicentro de la producción de marihuana, donde jornaleros talan por unos pocos dólares las zonas boscosas de haciendas para plantar y prensar hierba que luego es exportada a toda América Latina, la principal commodity ilegal del continente, la que fuman los brasileños, los argentinos, los chilenos, con olor a verdura rancia y teñida de explotación y sangre.

A esa commodity, en parte, la controla el PCC.

Hoy, el gobierno de derecha de Jair Bolsonaro con el ministro Sergio Moro, el hombre que como juez metió preso a Lula, pone sus ojos en el PCC y en posiblemente endurecer los marcos legales y la guerra en su contra luego de que el presidente prometió “restablecer el orden” en su asunción de enero de este año. Una muy alta fuente en los organismos de seguridad argentinos traza su nueva forma de ver las cosas: “En la Triple Frontera, la presencia terrorista ya no es solo Hezbollah. No te podés quedar con eso. Hay que mirar para adelante”. El temor en varios funcionarios, precisamente, es que el PCC sea considerado una facción terrorista y no como simples narcos y sicarios.

Las leyes más duras en Brasil solo podrían propiciar una sola cosa: su migración a la Argentina.

Uno de los detenidos en pleno traslado anteayer.
Uno de los detenidos en pleno traslado anteayer.

Otros funcionarios arriesgan otras hipótesis sobre los brasileños detenidos en San José: “Puede ser que vengan a armar su propio stock de armas”. Que vengan a traficarlas aquí no tiene sentido. La Argentina siempre ha sido para los criminales del Cono Sur un punto de compra y de paso, con 25 mil balas Sellier & Bellot para fusiles de asalto AK-47 encontrados años atrás en Formosa con rumbo a Paraguay, o la línea de ensamblaje de ametralladoras de exportación que cotizaban en dólares, con una operación centrada en un bunker de Martínez, partido de San Isidro.

Otros, más aventurados, lanzan un viejo término sobre los cuatro desconocidos: “Bala Na Cara”.

Hace tiempo que ese nombre no se escucha, al menos no en territorio argentino.

“Bala Na Cara” es una organización temible, conocida en la región por ser un brazo armado del PCC, un supuesto musculo sicario. En 2018, los hombres de la organización intentaron tomar por asalto un penal de Oberá para dos brasileños que fueron detenidos en un paraje en la frontera con Brasil con un fuerte lote de armas, los hermanos Vanderlei y Rudinei Lopes. La participación del PCC, sin embargo, nunca habría sido acreditada para este golpe.

Todo, al final, se reduce a armas de fuego. Funcionarios del Ministerio de Seguridad siguen de cerca dos grandes lotes de armas cortas encontrados del lado brasileño de la frontera misionera que tienen la misma lógica de movimiento, autos adulterados con numeraciones limadas. Las coincidencias se acumulan.

SEGUÍ LEYENDO:

La larga sombra del PCC en la Argentina

Pedro Juan Caballero: viaje al corazón narco de la marihuana que se trafica en Argentina

Fuente de información: https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2019/10/09/el-enigma-de-ortigoza-flores-y-nebrisky-los-sicarios-brasilenos-que-cayeron-en-misiones-con-silenciadores-y-uniformes-falsos-de-la-federal/