El trabajo no es cosa de niños

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

El trabajo infantil aparece como una problemática naturalizada e invisibilizada, producto de las características que lo atraviesan. Debemos partir de una buena conceptualización para comprender su alcance y sus consecuencias.

Es trabajo infantil es toda actividad económica remunerada o no, realizada por personas que se encuentran por debajo de la edad mínima de admisión al empleo, que en nuestro país es de 16 años.

El trabajo infantil vulnera los derechos de chicos, genera un daño actual o potencial a su integridad psicofísica, es decir, afecta o puede afectar la salud, la escolaridad, la posibilidad de jugar y su desarrollo saludable.

Aunque adopte diversas modalidades, debe resaltarse aquella que por su gravedad se asemeja a la esclavitud y al trabajo forzoso, donde los niños y adolescentes son sometidos a tareas que ponen en riesgo su vida y que se constituyen en delito.

Debemos prestar especial atención cuando las tareas domésticas o cuidado de familiares queda como responsabilidad de los chicos, ya que son actividades que implica asumir funciones que no son acordes a las etapas de crecimiento, impidiendo el acceso o la inclusión a espacios propios de la infancia y la adolescencia. Estas tareas, en general, son asumidas por niñas y adolescentes mujeres, lo que refuerza los roles estereotipados de género.

Asimismo, hay trabajo infantil cuando, por exigencias deportivas o artísticas, los chicos se ven impedidos del acceso a sus derechos, principalmente a la educación. Son tareas que dejan de ser recreativas y espacios de esparcimiento para ocupar un lugar de obligación y responsabilidad excesivos.

Hoy se conmemora en todo el mundo el Día Internacional Contra el Trabajo Infantil, una oportunidad para reflexionar sobre la explotación infantil y sobre sus diversas modalidades. En la Ciudad de Buenos Aires, el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes tiene una línea telefónica gratuita que funciona las 24 horas todos los días del año. Es la línea 102 que recibe consultas y ofrece orientación sobre esta problemática.

La autora es presidenta del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes GCBA.

Fuente de información: https://www.infobae.com/opinion/2019/06/12/el-trabajo-no-es-cosa-de-ninos/