Baja libido, problemas de trasfondo e infidelidades: cuáles son las causas y las consecuencias de los matrimonios sin sexo

“Las personas entran en las relaciones románticas porque quieren poder compartir el deseo sexual, la atracción, la pasión y la conexión, esto es lo que diferencia una relación romántica de una amistad” (Shutterstock)
“Las personas entran en las relaciones románticas porque quieren poder compartir el deseo sexual, la atracción, la pasión y la conexión, esto es lo que diferencia una relación romántica de una amistad” (Shutterstock)

¿Qué constituye exactamente un matrimonio sin sexo? Aunque no hay una definición precisa, algunos expertos dicen que es cuando una pareja tiene relaciones sexuales menos de 10 veces en un año. Se trata de cualquier matrimonio en el que el sexo en su mayoría no existe.

Los matrimonios sin sexo, aunque rara vez se discuten abiertamente, son más comunes de lo que se espera. De hecho, las búsquedas en Google de “matrimonio sin sexo” son tres veces y media más comunes que “matrimonio infeliz” y ocho veces más comunes que “matrimonio sin amor”, lo que la convierte en la queja de matrimonio más buscada, según informó el científico de datos Seth Stephens-Davidowitz en el año 2015.

Según una encuesta del Centro de Investigaciones Pew publicada en febrero de este año, el 61% de los adultos casados ​​aseguran que una relación sexual satisfactoria es “muy importante” para un matrimonio exitoso. La mayoría de las personas le atribuyen un valor significativo al sexo: sentimientos de amor, atractivo, erotismo, deseo y una expresión de pasión a la que no pueden acceder de otra manera. 

“Hay momentos o etapas en las que el deseo se apaga, o naturalmente se va estableciendo en las parejas un acuerdo tácito de estar ‘juntos pero sin sexo'”
“Hay momentos o etapas en las que el deseo se apaga, o naturalmente se va estableciendo en las parejas un acuerdo tácito de estar ‘juntos pero sin sexo’”

“El deseo sexual no siempre es constante ni tiene el mismo nivel de intensidad. La experiencia erótica puede verse influida por distintos factores, personales o del vínculo. Hay momentos o etapas en las que el deseo se apaga, o naturalmente se va estableciendo en las parejas un acuerdo tácito de estar ‘juntos pero sin sexo’. Y sin embargo, en todos los casos, aunque no aparezca el sexo siempre está”, aseveró en diálogo con Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Por eso es que para muchas parejas, la falta de sexo puede dificultar el mantenimiento del matrimonio. Un matrimonio sin “acción” solo funcionará si ambos miembros de la pareja están en la misma página en términos de sus niveles de deseo y el papel que juega el sexo en sus vidas y en la relación. De lo contrario, una habitación muerta puede llevar a herir sentimientos y aumentar el resentimiento.

Si uno o ambos compañeros sienten que se están perdiendo de algo importante, especialmente cuando esto está relacionado con el amor, la validación y el atractivo, la falta de sexo se filtrarán en otras áreas de la relación a través de la frustración y la tristeza.

Sin embargo, para Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga del Departamento de Gineco-Sexo-Estética de Halitus Instituto Médico, las personas suelen elegir su compañero/a de vida, en muchas ocasiones, en base a la química que les despierta.”Vemos que esa química, en muchos casos, se mantiene por muchos años. Tal vez con el tiempo y las situaciones cotidianas se atenúa o disminuye el factor pasión, pero la sexualidad entendida en sus aspectos mas amplios y variados permanece”, explicó.

Libidos desajustados

La falta de empatía y comprensión o menosprecio de la importancia del sexo puede tener un impacto muy negativo (Shutterstock)
La falta de empatía y comprensión o menosprecio de la importancia del sexo puede tener un impacto muy negativo (Shutterstock)

En estos casos, la pareja con mayor deseo puede sentirse constantemente rechazada. Mientras tanto, la pareja con poco deseo se volverá hipervigilante para que no actúen de manera que pueda traducirse en que se perciba que está interesado en la actividad sexual cuando no se sienten preparados.

Para el especialista, el interés sexual puede reprimirse por experiencias frustrantes, traumas, vergüenza, rencores, falta de comunicación o incapacidad para demostrar afectos. La sublimación es desviar la fuerza sexual por otros intereses también satisfactorios: trabajo, estudio, crianza de los hijos, actividades compartidas, entre otras. Tanto en uno como en otro caso (represión y sublimación) la fuerza motivadora del sexo pierde vigor y deja de manifestarse como prioridad pero sigue latente.

La pareja con menos libido también puede sentirse abrumada o inadecuada porque no puede satisfacer las necesidades sexuales de su pareja . Incluso pueden avergonzar inadvertidamente a la pareja de libido superior por preocuparse tanto por el sexo.

Un síntoma de un problema de relación más profundo

“¿La falta de sexo causó problemas en el matrimonio o los problemas en el matrimonio causaron la ausencia de sexo?” (Shutterstock)
“¿La falta de sexo causó problemas en el matrimonio o los problemas en el matrimonio causaron la ausencia de sexo?” (Shutterstock)

Si el “período de sequía sexual” comenzó como respuesta a algún otro problema matrimonial no resuelto, como el descubrimiento de una aventura amorosa, las críticas repetidas o las discusiones frecuentes, pueden dificultar la supervivencia del matrimonio.

A menudo, las parejas se abstienen de tener relaciones sexuales con su cónyuge porque se han distanciado, de modo que es posible que ni siquiera se gusten, lo que naturalmente lleva a menos deseos.

Cuando la falta de sexo conduce a la infidelidad

En algunos matrimonios, la pareja de libido inferior puede consentir que la pareja de libido superior busque gratificación sexual fuera de la relación. Si una persona que no está contenta con el matrimonio sin sexo y otra no quiere trabajar en él, algunas parejas negocian una relación abierta para que la pareja infeliz aún pueda satisfacer sus necesidades.

Pero si el asunto sucede a las espaldas del otro, puede llevar a una mayor desconexión y desconfianza, de lo que puede ser difícil recuperarse. Y aunque pueda parecer ser una solución temporal para lidiar con la frustración sexual de uno, a largo plazo, con frecuencia conduce a una ruptura irreparable del matrimonio. 

Los consejos de los expertos para reavivar la vida sexual:

  • <strong>Reflexionar acerca de cuándo comenzó la caída.</strong>
Los expertos aseguran que el primer paso para reavivar la vida sexual es reflexionar acerca de cuándo comenzó la caída (Shutterstock)
Los expertos aseguran que el primer paso para reavivar la vida sexual es reflexionar acerca de cuándo comenzó la caída (Shutterstock)

¿Hubo algún comportamiento, evento o conversación que provocó este cambio? ¿Cuáles son algunas de las acciones que contribuyen a la situación? Los expertos aseguran que el primer paso para reavivar la vida sexual es reflexionar acerca de cuándo comenzó la caída.

Con demasiada frecuencia, las parejas evitan las conversaciones sobre el estado sin sexo de sus matrimonios. Barren sus preocupaciones debajo de la alfombra porque parece más fácil y menos vulnerable que enfrentar emociones difíciles. Las parejas en matrimonios sin sexo a menudo evitan hablar sobre el tema por miedo y vergüenza.

Planear una actividad romántica o divertida solo para dos, compartir una botella de vino en un restaurante, recostarse en la cama y escuchar música, intercambiar masajes o divertirse mirando una película, son algunas de las alternativas para eliminar la presión para tener relaciones sexuales, y estar abiertos a que suceda. 

  • <strong>Sexo programado</strong>
Solo porque está en el calendario no significa que tenga que ser insípido o predecible
Solo porque está en el calendario no significa que tenga que ser insípido o predecible

Hacer algo un poco fuera de lo común (o incluso tabú) puede ser una gran experiencia de unión para una pareja. Saber que el sexo sucederá en un día y hora establecida puede dar a las parejas algo que esperar y la libertad de experimentar y aventurarse un poco sin preocuparse por perder una buena oportunidad para lo probado y verdadero.

“Entre las mujeres y los hombres del mundo existe la fantasía de que el deseo sexual es natural y debe fluir. Y si bien coordinar para un momento especial con la agenda en la mano, como si sacaran un turno con el médico, suele tomarse como una prescripción polémica que muchas parejas toman como ‘antinatural’ y ‘poco espontánea’, lo cierto es que la falta de apetito sexual tiende a empeorar si no se toman medidas a tiempo”, advirtió en diálogo con Infobae Mariana Kersz, sexóloga y psicóloga especialista en terapia de parejas.

  • <strong>Consultar con un terapeuta sexual</strong>

Si los intentos de abordar la falta de sexo no tienen éxito, considerar hacer una cita con un terapeuta sexual u otro profesional de salud mental es la siguiente alternativa. Sin embargo, a menudo las parejas comenten el error de esperar mucho tiempo antes de abordar sus desafíos sexuales con un terapeuta.

Sin embargo, no todos los matrimonio sin sexo tienen que ser miserables 

Un matrimonio puede perdurar en el tiempo sin sexo si ambas personas están bien con eso. Para algunos, el sexo no es una prioridad y bajo ciertas circunstancias, una relación sin sexo o de poco puede ser sostenible o incluso satisfactoria, incluso cuando:

Ambos compañeros tienen libidos bajos

La falta de sexo puede no ser problemática para el matrimonio cuando ambas parejas comparten niveles similares de deseo sexual (Shutterstock)
La falta de sexo puede no ser problemática para el matrimonio cuando ambas parejas comparten niveles similares de deseo sexual (Shutterstock)

La falta de sexo puede no ser problemática para el matrimonio cuando ambas parejas comparten niveles similares de deseo sexual. Suponiendo que una pareja tiene un nivel de deseo similar y se sienten emocional y sexualmente satisfechos con tener relaciones sexuales menos de 10 veces, su relación puede ser tan exitosa como una pareja que se involucra en encuentros sexuales diarios.

Lo mismo ocurre con las parejas que se identifican como asexuales; en otras palabras, las personas que no experimentan atracción sexual y pueden o no estar interesadas en tener relaciones sexuales. En esta situación, no tener actividad sexual podría, de hecho, ser saludable, ya que elimina la angustia de involucrarse en un comportamiento en el que tienen un interés mínimo.

Una pareja tiene un problema de salud que afecta su deseo sexual o rendimiento

“En las parejas en donde uno de ellos convive con alguna enfermedad crónica que le genera alguna disfunción sexual, como en el caso de pacientes diabéticos o hipertensos, aprenden a diversificar sus expresiones amorosas y a ser mas creativos”
“En las parejas en donde uno de ellos convive con alguna enfermedad crónica que le genera alguna disfunción sexual, como en el caso de pacientes diabéticos o hipertensos, aprenden a diversificar sus expresiones amorosas y a ser mas creativos”

Las condiciones de salud física (como ciertos cánceres, diabetes, presión arterial alta y cambios corporales relacionados con el parto) y las condiciones de salud mental (como depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático) pueden afectar el deseo o la capacidad de una persona para tener relaciones sexuales. Si bien a veces, estos cambios son temporales; otros pueden ser duraderos. Depende de cada pareja decidir si están dispuestos a soportar, y por cuánto tiempo, que el sexo regular ya no sea parte de la ecuación.

“En las parejas en donde uno de ellos convive con alguna enfermedad crónica que le genera alguna disfunción sexual, como en el caso de pacientes diabéticos o hipertensos, aprenden a diversificar sus expresiones amorosas y a ser mas creativos. Lo que el cerebro desea, el cuerpo se las arregla para lograr. Y si hay amor, de una u otra manera, las personas logran expresar esa empatía, esa unión y, en mi experiencia eso es sexualidad. No hay una forma de ser sexuales, hay muchas”, indicó Literat.

En estos escenarios, si la pareja considera que los problemas pueden resolverse con tiempo o tratamiento, estarán más abiertos a tolerar un matrimonio sin sexo. Sin embargo, si esta es una situación de larga duración, en la cual la recuperación podría ser desconocida, la pareja podría sentirse más angustiada por los cambios en la actividad sexual.

La pareja valora otros aspectos de su vida juntos más de lo que valoran su vida sexual

Para algunas parejas, el sexo puede ser una actividad divertida para incursionar de vez en cuando, pero no una prioridad (Shutterstock)
Para algunas parejas, el sexo puede ser una actividad divertida para incursionar de vez en cuando, pero no una prioridad (Shutterstock)

Tal vez la pareja maneja un negocio. Tal vez están enfocados en criar a sus hijos. Tal vez quieran permanecer casados ​​por la compañía o por la seguridad financiera. Cualquiera sea la razón, una pareja puede cohabitar felizmente si siente que está trabajando para alcanzar objetivos y valores compartidos.

Para algunas parejas, el sexo puede ser una actividad divertida para incursionar de vez en cuando, pero no una prioridad, ni tampoco un aspecto  esencial para mantener su vínculo fuerte.

Es importante entender que si el sexo es importante para un miembro de la pareja, entonces es importante para la relación. Ambos deben encontrar la manera de hacer tiempo y encontrarse en la intimidad verdadera y honesta, tanto como sea posible.

SEGUÍ LEYENDO:

Dificultades económicas, poca frecuencia sexual y monotonía: los principales motivos de la infidelidad según los argentinos

Ansiedad, inseguridades y atracciones múltiples: las problemáticas sexuales más comunes entre los millennials

El adiós a las “almas gemelas”: por qué es un término peligroso para definir las relaciones

Fuente de información: https://www.infobae.com/tendencias/2019/06/18/baja-libido-problemas-de-trasfondo-e-infidelidades-cuales-son-las-causas-y-las-consecuencias-de-los-matrimonios-sin-sexo/